lunes, 6 de octubre de 2014

JUEGOS DE TABLERO DE FILIPOS ( MACEDONIA, GRECIA )







"Augusto le dio en el 41 a. C. el rango de colonia (Colonia Victrix Philippensium) con derecho italiano. En 30 a. C., Octavio reorganizó la colonia y procedió a un nuevo licenciamiento de veteranos, quizás de pretorianos y de italianos: la ciudad tomó el nombre de Colonia Iulia Philippensis, convertido en Colonia Augusta Iulia Philippensis después de enero de 27 a. C., cuando Octavio recibió él mismo el nombre definitivo del Senado.
A continuación de este licenciamiento -y quizás después del primero— el territorio de Filipos fue centuriado y distribuido a los colonos. La ciudad mantuvo sus límites macedonios, materializados por el recinto, y su plano no es más que parcialmente revisado con la implantación del foro un poco al este del emplazamiento probable del ágora.
La colonia conoció un resurgimiento importante ligado a la riqueza de que le aportó su rico territorio y su posición privilegiada en la Vía Egnatia'. Esta riqueza se tradujo por un marco monumental particularmente imponente respecto al tamaño del área urbana: el foro se ordenó en dos terrazas de una parte y otra de la calle principal en varias fases entre elemperador romano Claudio y los Antoninos, el teatro es agrandado y dispuesto para recibir los juegos romanos. Una abundante epigrafía latina testimonia esta prosperidad." (Vikipedia)
Luego de esta introducción sobre la ciudad de Filipos, localizada en Macedonia (Grecia) en época romano, pasamos a analizar varios juegos de tablero localizados por nuestro buen amigo e informante, Félix da Costa, al que debemos todas las fotografías y las indicaciones  sobre las mismas.
Todos los grabados analizados se encuentran  repartidos por diversas piedras que se ubican en las zonas del ágora y de la vía Egnatia, y nos vienen dados por diferentes tipologías de tableros de juego, como veremos a continuación.
 En un umbral de un antiguo edificio del ágora, podemos apreciar una gran losa rectangular,que posee grabados doce pequeños círculos ( dos de ellos más bien recuerdas a rombos), grabadas en la zona alta  y baja, separadas en su zona central, por unas pequeñas figuras rectangulares( la del medio, de mayor tamaño que las demás). Este diseño posee dos líneas rectas que las cruzan en su interior. Por el tipo que presenta este grabado, estaríamos delante de un tablero en el que se podía practicar el famoso juego romano de las doce líneas o "ludus duodecim scritorum", del que de forma concisa nos habla el escritor latino, Ovidio, en su conocida obra "El arte de Amar": "Hay otro tipo de juego: dividido en tantas casillas como meses tiene el año fugaz,..". En definitva es un tablero que posee tres líneas paralelas de doce letras o figuras geométricas, formando dos columnas. 
 También este juego se conoce como  "Félix Sex" (traducido al español, los “seis afortunados”) y "Tábula", pues con el mismo diseño no se ponen de acuerdo los diferentes autores que al tratado el tema sobre el particular ( Para el que quiera más información sobre estos tipos de juegos romanos, consultar los comentarios que he realizado en este blog hace ya algún tiempo.
Tenemos numerosos ejemplos de este tipo de tablero de juego en diferentes ciudades romanas del litoral del mar mediterráneo, destacando la famosa ciudad de Éfeso
 con varios y de diferente tipología, de los que ya hemos hablado en otras entradas de este blog.
A continuación en la misma zona, formando parte del enlosado, existen varios grabados de difícil lectura por lo borroso que están, menos uno que ha llegado a nosotros bastante bien conservado. Se trata de un pequeño círculo que posee dos líneas rectas que lo cruzan en un interior. Consistiría en uno de los jugos más simples romanos.
Ya en la magnífica y larga vía Egnatia tenemos varios ejemplos de tableros de juegos, todos ellos grabados en las grandes losas que forman el enlosado de la misma y corresponde a la misma tipología: diseños circulares con radios, pero de formas diferentes. De las sencillas a más complicadas y novedosas.
Para comenzar podemos hablar de un juego de tablero que nos viene dado por una circunferencia con nueve radios y con pequeños semicírculos en su zona de unión con la circunferencia.
Otro, aunque de difícil lectura por lo desgastada de superficie, corresponde a otra circunferencia con ocho radios y se puede adivinar , dos nuevos círculos concéntricos dentro de ella. Con ello tenemos aquí, una variante de este juego, correspondiente a tres círculos concéntricos con radios que los cruzan.
El que describimos a continuación es una modalidad que aún no habíamos localizado en ninguna otra ciudad romana. Por  desgracia la losa que posee este interesante tablero, además de estar muy desgastada, lo que dificulta su lectura, se encuentra rota en la  zona central de la misma. Dicho lo anterior, lo que podemos observar son unos doce radios en su interior  y uniendo los mismos, un línea quebrada a modo de zig-zag, que posee pequeñas círculos en su punta y luego se ven  a continuación, decoraciones en forma de dobles espirales (ver la foto para mejor comprensión). Esta combinación se repite hacia la zona central de la circunferencia.
La complejidad de este diseño, nos hace pensar en la posibilidad que dichas líneas internas, pudieran ser realizadas con posterioridad a cuando el tablero de juego funcionaba como tal,…
Por último, tenemos otra circunferencia, aquí con ocho radios, también aquí mal conservada, debido en esta ocasión a los líquenes que posee en varias zonas de su superficie.

Nota.- De arriba hacia abajo, los tres  juegos de tablero localizados en el ágora y a continuación los cuatro que se encuentran en algunas piedras del enlosado de la vía Egnatia.