jueves, 15 de abril de 2010

EL TABLERO MEDIEVAL DE "ALQUERQUE DE IX" DEL "CASTELO DA ROCHA" ( SANTIAGO DE COMPOSTELA, A CORUÑA)

Gracias a la dirección del museo de las Peregrinaciones de Santiago de Compostela, que nos proporcionó las fotografías que reproducimos, así como a la arqueóloga y amiga, Dra. Raquel Casal García, directora de las excavaciones arqueológicas llevadas a cabo durante varias campañas en el "Castelo da Rocha" (Santiago de Compostela, A Coruña) por la universidad compostelana, por la información sobre la pieza en cuestión , aparecida en una de las intervenciones arqueológicas llevadas a cabo en este yacimiento medieval, hoy nos detenemos a realizar un pequeño comentario de este interesante tablero de juego, agradeciendo la colaboración que nos han proporcionado para la realización de este pequeño análisis de esta interesante y poco conocida pieza arqueológica.
Aunque como puede observarse, la piedra granítica en la que fue grabado este tablero de juego medieval tipo "alquerque de IX", se encuentra fragmentada en parte, es facilmente visible el diseño geométrico que evidencia este modelo: tres figuras cuadrangulares que se unen entre sí, por líneas rectas que partes de la zona intermedia de sus lados. Este sillar es bastante irregular, aunque podemos considerar que posee forma rectangular.
Llama la atención que la superficie en la que se realizó este grabado, no sea lo plana que suele ser en este tipo de piezas y así observamos como hacia la parte central de la piedra (que coincide con la zona en la que se encuentra el cuadrado más pequeño, presenta una ligera elevación.
También podemos observar como los grabados son muy finos, a comparación de otros distintos localizados y que están realizados por un objeto punzante de hierro.
No es la primera vez que podemos documentar este tipo de tableros localizados en castillos o fortalezas medievales, pero hasta ahora sólo teníamos constancia de los mismos, por los tableros que fueron grabados en la misma roca base del emplazamiento militar, pero no en un sillar de la construcción. Son los casos, por ejemplo, de Monte Lobeira, Raiña Loba, ...ya comentados en varias entradas de este mismo blog. Por ello, debemos de pensar que la ubicación de esta piezas de la que hoy hablamos, estaría relacionada con su utilización en algun tipo de estructura pétrea de la fortaleza, siendo colocada en posición horizontal para facilitar la utilización como tablero de juego. También podemos decir, teniendo en cuenta la localización de otros tableros de juego en asentamientos medievales, que estaría en un lugar bien recogido de las inclemencias del tiempo y con una buena visibilidad hacia las tierras que debía controlar esta fortaleza. Las largas horas de vigilancia se harían más cortas pasando el tiempo entretenidos jugando alguna partida y esperando el relevo del puesto, por otros compañeros.
Gracias a las diferentes campañas arqueológicas realizadas en el mismo desde el 2001, hoy día pueden verse parte de las muros que definían este estratégico yacimiento medieval ( aunque se encuentran en bastante mal grado de conservación ) , además de haberse recogido abundante material arqueológicos, que nos sirven para conocer más sobre la larga historia de esta fortaleza, auténtico refugio y salvación de los arzobispos compostelanos, cuando se producían revueltas y conflictos con los vecinos de dicha urbe y se encerraban y defendían desde la misma.
Está situado en la parroquia de Conxo, a la entrada a Santiago de Compostela, lo que lo convertía en un punto muy importante de control y vigilancia para la seguridad de la ciudad. Podemos decir que su marco cronológico se sitúa entre los siglos XIII al XV y posee una abundante documentación bibliográfica que nos habla de la extraordinaria importancia del mismo en dicha época.
Nota.- En las dos fotografías que acompañan este comentario, podemos ver el tablero en cuestión desde dos ángulos distintos, pudiendo observar con detalle los grabados que evidencian este juego medieval.