jueves, 25 de diciembre de 2008

LA CATEDRAL DE LEÓN Y SUS TABLEROS DE JUEGO EN PIEDRA

Gracias a las informaciones facilitadas por Juan Carlos Campos López, sobre los tableros que él ha localizado en la catedral de León, así como, por su gentileza en la cesión de sus fotografías para ser publicada en este blog, hoy puedo acercar a los lectorres interesados en este tema, un breve coemntario sobre la catedral de León y los tableros de juego grabados en piedra que posee y que se pueden ver en la actualidad.
En total son diez, ubicandose tan sólo uno de ellos dentro del templo, estando los demás distribuídos por su clauestro.
El primero se localizada más concretamente en la zona de la girola, justo detrás del altar mayor, en una bancada pétrea al lado de la tumba de Ordoño II. Se trata del clásico diseño del "alquerque de doce" y está grabado en una gran losa de unos 114 centímetros de largo y 43 centímetros de ancho. El tablero en si, mide unos 39 centímetros de ancho por unos 32 centímetros de fondo. Aunque la superficie de la piedra en la que se encuentra grabado se encuentra muy desgastada, aún se pueden ver las líneas grabadas que nos documentan este juego.
Ya en el Claustro, en sus alas Norte, sur y Oeste, se han podido catalogar nueve agrupaciones de cazoletas en series, sólo pudiendo ver en una de ellas, las líneas rectas que unen las mismas y nos presentan el tablero tradicional.
Seis de estos tableros los podemos observar en las superficies de los muros situados debajo de los arcos correspondientes y los tres restantes, se encuentran en bancadas de piedra, encima de las cuales se asientan sepulcros o estatuas.
Las series de cazoletas mayoritarias son ocupan unos 23 centímetros de lado, y nos vienen dadas por filas de cinco covinas de largo por otras cinco de ancho, menos en dos caso, que sólo se pudo contabilizar, cuatro filas de coviñas por cinco.
El más completo de estos tableros, que como podemos clasificar como "alquerques de doce", corresponde a un pequeño cuadrado de 18 centímetros de lado, que hoy sólo lo podemos observar parcialmente, pues parte del mismo está tapada por una estatua, puesta logicamente, posteriormente a la realización del tablero. Es interesante este pequeño grabado, pues como comentamos, además de las coviñas o pequeñas cazoletas, posee los surcos rectos que las unen entre si y forman el citado diseño geométrico.
Las dos agrupaciones de cazoletas de 4 X 5, o bien se trata de tableros que no llegaron a completarse o corresponden a una modalidad o variente del "alquerque de doce".
Pienso sin llegar a realizar un analisis más profundo e " in situ" de los tableros, analizando basicamente las características de los surcos y su disposición, que el más antiguo de ellos, corresponde al localizado dentro de la catedral, en la zona de la girola, que podriamos darle una cronología medieval y los existentes en el claustro podrían pertenecer a un período histórico algo posterior, posiblemente entre los siglos XVI-XVIII, siendo el más pequeño de todos los del claustro, el que podría poseer una cronología más antigua, dentro de esa etapa citada.
Para finalizar este breve comentario sobre los tableros de juego de la impresionante catedral de León, en primer lugar, quiero dar las más expresivas gracias a Juan Carlos, por su colaboración y también, animar a otras personas a que busquen en las edificaciones religiosas o militares de la zona que viven, estos tableros, pues casi con plena seguridad van a encontrar alguno y con ello ampliaremos el catálogo de estamos realizar sobre estos motivos arqueológicos.
Para más información sobre estos tableros consultar la página web La tierra de los Amacos, de mi buen amigo Juan Carlos Campos López.
Nota.- En las imágenes que ilustran este comentario, todas ellas de la autoria de Juan Carlos Campos, podemos ver, de abajo a arriba , un primer plano del "alquerque de doce" situado detrás de altar mayor de la catedral: luego el pequeño alquerque tapado por una estatua ya en el claustro; y finalmente, también en el claustro, debajo de un arco y cerca a una columna, una agrupación de pequeñas cazoletas, formando una serie de 5 X 5.

sábado, 18 de octubre de 2008

OTRO POSIBLE TABLERO DE JUEGO ROMANO DEL CASTRO DE SANTA TEGRA ( A GUARDA, PONTEVEDRA)

De todos los estudiosos del mundo de los tableros de juegos romanos, realizados en soporte de piedra y cazoletas, tanto en la roca base de un monte como en una placa lítica, conocen diferentes variedades de tipos de juegos, que dependiendo del número de cazoletas realizadas, así como su disposición, delimitando un espacio determinado, en ocasiones cuadro o rectángulo e incluso circular, nos documentan un juego diferente y por lógica, unas reglas distintas para cada uno de ellos.
Observando la fotografía, que gentilmente hizo llegar a mí, mi buen amigo e infatigable viajero, D. Sierra Valentí, de un tablero de juego romano que se puede ver en la actualidad en el Bristish Museum de Londres, al lado de otros, de diferentes tipologías y épocas cronológicas, me hizo recordar una pieza existente en el museo monográfico del castro de santa Tegra, en la parroquia pontevedresa de A Guardia, que se exhibe en la actualidad en una de sus salas y que siempre me llamó la atención, pues se desconocía con certeza la función para la que fue realizada.
Se trata de una pieza de granito de grano medio ( el habitual en la zona), que mide unos 31 centímetros de ancho por unos 34 de largo y posee un grosor de unos 15 centímetros, aproximadamente. Fue localizada en la antiguas excavaciones de Cayetano de Mergelina e incluída en su publicación sobre las mismas. En la parte superior y delimitadas por un cuadrado rebajada de la superficie original, podemos ver cinco cazoletas, que poseen un diámetro de unos 6 centímetros y una profundidad de unos 3 centímetros. Llama poderosamente la atención, la disposición de las citadas cazoletas ( que se puede ver en la fotografía ); el reborde sobresaliente que poseen en su perímetro; y lo bien conservadas que se conservan, no documentándose ninguna rotura o erosión en las mismas, que nos podría hablar de una función para menesteres cotidianos, como de molienda, pero que debemos de desechar por esta circunstancia y también por las reducidas dimensiones de las mismas, que difieren en gran medidas a otras piezas, que pudiendo ser similares en su tipología, difieren en las gran dimensiones de estas últimas.
El juego que podría llevarse a cabo en este posible tablero, sería a un sencillo "alquerque de tres" o "tres en raya" muy básico aunque no hay que desechar otras hipótesis, por lo bien trabajado que se presenta este objeto.
Desde aquí, animo a los lectores a pensar en el tema y a ser posible a ver "in situ" esta pieza, que es como mejor se ven las cosas....
Nota.- En las imágenes que ilustran este pequeño comentario, tenemos en la parte alta, una fotografía de la pieza existente en el Museo Monográfico del Castro de Santa Tegra en A Guarda ( Pontevedra) y debajo, en una fotografía de D. Sierra Valentí, el ejemplar que se puede contemplar en el Museo Británico de Londres (Reino Unido).

jueves, 2 de octubre de 2008

LOS TABLEROS DE JUEGO EN TORNO A LA IGLESIA ROMÁNICA DE AUGAS SANTAS (OURENSE)

En este segundo comentario nos vamos a detener en los restos de grabados de tableros de juegos, localizados cercanos a la iglesia románica de Augas Santas, pues ya hemos analizado en el comentario anterior, los tableros de juego documentados en el interior de la misma.
El más espectacular de los tableros de juego localizados corresponde a un "alquerque de doce", que se encuentre grabado en una piedra reutizada en el muro que en dirección Sudeste-Noroeste, va desde el lateral norte de la iglesia a la esquina de la fachada principal de la pequeña capilla de Santo Tomé y que sirve de separación de este lugar y el cementerio parroquial situado detrás del mismo. La piedra que posee el grabado es un sillar de 28 centímetros de ancho y 55 centímetros de largo y está situada justo al lado del segundo escalón de la bajada que hay en la zona. Podría faltar parte de la misma en su zona alta ( unos 10 centímetros) y su equina izquierda está fragmentada.
El diseño geométrico que representa corresponde como comentamos anteriormente, a un tablero de juego de los conocidos como "alquerque de doce", mostrándonos hoy en día, un rectángulo de 25 centímetros de ancho por 35 centímetros de largo. Todo el posee un total de 12 retículas de unos 10 centímetros de lado y con una pequeña diagonal que las cruza. Este conjunto reticulado nos viene dado por los surcos que forman el rectángulo y dos líneas rectas y paralelas, que salen de los lados verticales y por tres surcos, de las mismas características, que parten de sus lados horizontales. Observando como algunos surcos parecen continuar hacia la parte alta, nos puede estar evidenciando que el tablero originalmente poseía otra hilada más de pequeños cuadrados de 10 centímetos y por ello, su anchura sería ya de 35 centímetros y la totalidad de retículas formadas de 16. Con ello, la figura presente sería un cuadrado y no un rectángulo, como ha llegado hasta nosotros.
Tapado en parte por un cenotafio o monumento funerario, ubicado en la fachada principal, cerca de la entrada, pudimos documentar parte de un "alquerque de nueve", que posee unos 28 centímetros de largo y 20 centímetros de ancho, hasta la cazoleta central que posee, pues como dijimos, parte del mismo, está oculto por la citada construcción. Los surcos están muy borrosos, pero son visibles restos de los tres surcos paralelos, que evidencian este tipo de tablero.
Por último y con las debidas reservas, por su mal estado de conservación al estar grabados en unas losas de obligado paso por ellas, tenemos dos diseños geométricos más, que podrían corresponder también a otros dos "alquerques de nueve", uno de ellos, situado en una piedra de 84 centímetros de ancho y 152 centímetros de largo, en la entrada de la fachada norte, es visible sólo su parte izquierda y ésta mide, 34 centímetros de largo y 14 centímetros de ancho. El surco varía de 2 a 1 centímetro de anchura, pero es muy poco profundo. Finalmente el otro, se localizada delante de la entrada principal de la iglesia, justo luego de subir los cuatro peldaños de la escalera que da acceso a ella. De los restos de este diseño, sólo podemos apuntar que el cuadrado más interno mide 12 centímetros y de los siguientes son muy difíciles de poder decir sus medidas, pues sus lados se pierden en la superficie gastada por el tiempo.
Tengo que agradecer a Jesús y Aisa Pexegueiro el acompañarme y estudiar "in situ" estos grabados., así como a María del Mar Feijo. También y de forma especial a D. Venancio Rodriguez Caballero, vecino de Vigo, que me puso en la pista del extraordinario tablero de juego de "alquerque de doce", que en mi primera visita a la zona, no logré localizar,.....
Nota.- En las imágenes que ilustran este comentario, tenemos de la parte superior a la inferior las siguientes fotografías: Vista general del ábside de la iglesia, desde el Naciente; posibles restos del "alquerque de nueve" de la puerta lateral norte y portada principal; y finalmente, el extraordinario "alquerque de doce", reutilizado en el citado muro cercano a la iglesia.

LOS TABLEROS DE JUEGO DEL INTERIOR DE LA LA IGLESIA ROMÁNICA DE AUGAS SANTAS ( OURENSE )

Habiendo hecho referencia en anteriores comentarios a los juegos de tableros medievales de la bella iglesia románica de la parroquia de Sta. Mariña de Augas Santas (Allariz, Ourense), en los dos comentarios que publico a continuación, se analizan someramente, los grabados de esta temática, localizados dentro de la iglesia y los que se encuentran en las inmediaciones del templo.
Hoy empezamos por los catalogados hasta la actualidad, en el interior de esta edificación religiosas:
El primero de ellos y también el más llamativo, lo tenemos grabado en una esquina de la colosal basa de la segunda columna situada hacia el lado del muro norte. Se trata de un tablero de juego de "alquerque de tres" o también vulgarmente conocido como "tres en raya". Tenemos aquí, un perfecto cuadrado, de 22 centímetros de lados con sus correspondientes diagonales y surcos que parten de la parte intermedia de sus lados, que se cruzan todos en una cazoleta central de unos 3 centimetros de diámetro y escasa profundidad. La anchura de sus surcos varía entre los 2,5 a los 1,5 centímetros. El diseño está grabado en una losa de 60 centímetros de largo y está a unos 14 centímetros de alto, en relación al suelo original de la iglesia.
El otro tablero, también corresponde a otro "alquerque de tres", muy similar al anterior, pero con los lados del cuadrado más irregulares, midiendo de lado, aproximadamente, unos 20 centímetros. Posee otra cazoleta de igual medida que la anterior y los surcos aquí, varían entre 2 y 1 centímetros. Se encuentra en la bancada sur de la iglesia, a la derecha del conocido como "mausoleo da santa". La altura del banco adosado es de 35 centímetros y el tablero está grabado a unos 30 centímetros de una de las esquinas de la losa y 55 centímetros de la otra, dominando como se ve el conjunto, en su zona central.
Luego también en la bancada adosada del muro sur,cerca de la puerta que da acceso a la sacristía, podemos ver otro "alquerque de tres" más sencillo. Los viene dado por un cuadrado de 21 X 23 centímetros de lado, con sus diagonales. No posee cazoleta central y sus surcos varían entre los 3 y 1 centímetros.
Hay que documentar que podemos observar que los citados grabados, posiblemente fueron y tapados por diferentes capas de cal o similar, de una tonalidad que va de la rojiza oscura a la blanca. Con posterioridad, fue retirada dicha capa y ahora son visibles.
Por último, quiero dejar constancia de un pequeño diseño grabado, que podría corresponder a otro "alquerque de tres" también sencillo, en la bancada norte que se encuentra a 20 centímetros de altura y en una losa de 20 centímetros de largo. Es un pequeño cuadrado muy mal conservado, de unos 15 centímetros X 14 centímetros muy irregular en su trazado, en los que se adivinan unos surcos en diagonal en su interior, por lo cual estaríamos hablando de un tipo similar al último mostrado.
En el próximo comentario, hablaremos de los localizados fuera del recinto e inéditos hasta la fecha.
Nota.- En las imágenes que ilustran este comentario en la parte superior, tenemos una fotografías correspondientes a cada uno de los aquí comentados, por el orden de su descripción.

EL TABLERO DE JUEGO DE "ALQUERQUE DE NUEVE" DEL "CASTELO DA RAIÑA LOBA ( BRANCOS, OURENSE )

Una vez leído el interesante artículo de Carmelo Férnandez Ibáñez y Alfredo Seara Carballo, sobre "Un tablero de juego de epoca medieval grabado en O Castelo da Raiña Loba (Ourense), publicado en el vólumen doble, número 9/10 , correspondiente a los años 1996-97, de la revista Castrelos , del museo municipal "Quiñones de Leon" de Vigo, en sus páginas 149 a 160 y debido a la similitud con el existente en el Monte Lobeira ( del que ya hemos hablado en este blog ), hace unos días me acerqué para conocerlo "in situ" y poder presentar aquí algunos datos relativos al mismo, así como ilustrar el mismo con unas fotografías. Me acompañaron en la visita D. Jesús Pexegueiro y Francisco Lage, que de forma totalmente desinteresada me ayudaron a tomar todos los datos oportunos de este grabado.
El "Castelo da Raiña Loba", es un escarpado monte granítico que le elevando a un kilómetro y medio, aproximadamente de la parroquia de Santiago de Covas, en el municipio ourensano de Blancos. Ya se conocían referencias bibliográficas sobre el mismo, que datan una ocupación del mismo en época medieval.
De esa cronología corresponderían diferentes rebajes en las rocas de la parte superior, a modo de escalones y también de asiento de los muros que defendieron a esta atalaya por su zona más vulnerable. El modelo de emplazamiento corresponde a los denominados "castelos roqueros", bastante habituales en nuestra área, así como en el norte de Portugal.
Ya hablando del grabado en cuestión, se localiza en la cima, debajo justo de una roca que cubre en parte la superficie en donde está y se ubica hacia el sur del emplazamiento, con una extraordinaria visión hacia la frontera portuguesa que se adivina hacia dicha dirección.
Se trata del esquema tradicional de un tablero de "alquerque de nueve": tres figuras cuadradas o rectangulares concéntricas y unidas entre si, por surcos que parten del punto intermedio de sus lados respectivos. En las dimensiones y algunos otros datos, diferimos de los aportados por los citados autores, posiblemente debido a las medidas irregulares que poseen los surcos y por ello, desde que punto de los lados grabados fueron tomadas.
Así hemos medido que la figura rectangular exterior, mide unos 37 X 40 centímetros; la intermedia, 27 X 33 centímetros; y finalmente, la última, 14 X 22 centímetros. No pudimos documentar la existencia de una cazoleta en el interior de la misma. Los surcos varían en su anchura, de unos 4 a 2 centímetros y yambién poseen diferentes profundidades.
Como es habitual en este tipo de tablero, los puntos intermedios de sus lados, están unidos entre ellos.
Es interesante hacer notar, que hacia el sur del tablero de uego, se pueden ver a unos 10 centímetros, unas líneas rectas paralelas grabadas, que podrían servir para apoyar las fichas de juego, pues la superficie es ligeramente inclinada y está justo al borde de un precipicio de unos 20 metros de altura.
Para finalizar, es también interesante apuntar que la elección del lugar para grabar en él, dicho tablero de juego, fue muy bien escogido, pues si por un lado esta perfectamente protegido de los vientos dominantes en la zona, que vienen del norte, por el otro lado, el lugar en que se encuentra es el que mejor domina las amplias tierras que se extienden a su alrededor con una gran visibilidad hacia el sur. Por desgracia, en la actualidad, es un excelente mirador para contemplar una gran cantera que está desfigurando las numerosas aglomeraciones rocosas que le dan a este espacio un aspecto primitivo y que por ello están causando un gran impacto visual en este conjunto histórico-geográfico.
Nota.- En la primera fotografía superior, una vista del inexpugnable fortaleza medieval por el naciente y debajo de la misma, un detalle del "alquerque de nueve" analizado.

domingo, 21 de septiembre de 2008

LOS JUEGOS DE TABLEROS MEDIEVALES DE LA CATEDRAL DE OURENSE ( y XI )

BIBLIOGRAFÍA

ALARCÓN HERRERO, R.
1985: Los tableros de juego como signos lapidarios. Un ensayo de tipología. Actas del IV Congreso Internacional de Gliptografía. Cambrai, pp. 131-147
ALFONSO X EL SABIO
2008: Libro de los Juegos: Acedrex, dados e tablas. Ordenamiento de las Tafurerías. Edición publicada por la Biblioteca Castro, de la Fundación José Antonio Castro, con una introducción de Raúl Orellana Calderón. Impresa en los talleres Cofás Artes Gráficas y encuadernada en los talleres de Felipe Méndez (Madrid). 410 páginas
ALVARADO GONZALO, M. de y GONZÁLEZ CORDERO. A.
1991: Pinturas y grabados rupestres de la provincia de Cáceres. Estado de la investigación. Revista Extremadura Arqueológica, vol. II. Mérida, pp. 139-156
ANDRÉ, Jean Marie
1992: Jeux et divertissements dans le monde greco-romain. En Les Dossiers d'archeologie, número 168, especial de febrero dedicado monograficamente a "Jeux et jouets dans l'antiquite et le moyen age. Páginas 36-45
BELTRÁN DE HEREDIA, Julia y MIRÓ I ALAIX, Núria
2007: Els objectes de joc i les joguines del jaciment del Born (Barcelona). Actes del III Congrés D' Arqueología medieval i moderna a Catalunya. Sabadell, Maig de 2006. Vol. II, pp. 925-935
BELL, R. y CORNELIUS, M.
1990: Juego con tableros y fichas. Estímulos a la investigación matemática. Editorial Labor. Madrid
BENDALA, M.
1973: Tableros de juego en Itálica. Revista Habis de la universidad de Sevilla, tomo 4, pp. 266-269
BOTERMANS, J et alli:
1989: El libro de los juegos. Editorial Paza & Janés. Espulgues de Llobregat. Páginas 26-209
BRETAUDEAU, Georges
1998: Une gravure rupestre particulare: la triple enceinte. Revista Mémoires du Institut de Prehistoire et d'Archéologie Alpes Méditerranée. Tomo XL.
CARBONELL, E.; CASASNOVAS, A.; y LLARAS, C.
1986: Problemática de la interpretación de los grafitti medievales catalanes. Actas del Primer Congreso de Arqueología Medieval Española. Volumen I. Zaragoza, pp. 127-144
CARO, R.
1978: Días geniales y lúdicos (1884). Edición de Jean Pierre Etienvre. Editorial Espasa-Calpe. Madrid. Dos tomos.
CAROLINO, L. M.
1994: A gravaçâo das Carreriras, Portalegre. Tradiçoes lúdicas no Alto Alentejo. Revista Ibn Maruán . Concelho de Marvâo (Portugal). Tomo 4, pp. 83-94
CARREIRA, Adelaida, EDITE, Alberto y FERNÁNDES, Lidia
2004: Pedras que jogam. En soporte informático (CD.rom) como complemento a la exposición del mismo título. Lisboa
CARVALHO, António Rafael y FARIA, Joâo Carlos
2001: Fragmento de um tabuleiro do jogo de "Alquerque de Nove" proveniente do Castelo de Alcácer do Sal". Revista Arqueologia Medieval del Campo Arqueológico de Mértola, número 7. Porto. Páginas 211-215
CIRLOT, Juan Eduardo
1998: Diccionario de símbolos. Ed. Círculo de Lectores. Madrid
COSIN CORRAL, Yolanda y GARCÍA APARICIO, Constantino
1998a: Alquerque, mancada y dados. Juegos musulmanes de la ciudad de Vascos. Revista de Arqueología, nº 201. Madrid; pp. 38-47
1998b: Testimonio arqueológico de la tradición lúdica en el mundo islámico: juegos de la ciudad hispanomusulmana de Vascos ( Navalmoralejo, Toledo). Actas del II Congreso de Arqueología Peninsular, tomo IV. Zamora-Alcalá de Henares; pp. 589-600
COSTAS GOBERNA, F. J. y FERNÁNDEZ PINTOS, X.
1985/86: Diseños cuadrángulares a modo de tableros de juego en los petroglifos del N.W. de la Península Ibérica. Revista Pontevedra Arqueológica del "Grupo de Arqueoloxía Alfredo García Alén", Pontevedra, tomo II, pp. 257-271
COSTAS GOBERNA, F. J. e HIDALGO CUÑARRO, J. M.
1997: Los juegos de tablero en Galicia. Aproximación a los juegos sobre tableros en piedra desde la antigüedad clásica hasta el medievo. Artes Gráficas Vicus, S.L. Vigo. 62 páginas
1998: Tableros de juego en los petroglifos gallegos: de la antigüedad clásica al medievo. En el tomo 4 de la serie divulgativa de la asociación arqueológica viguesa titulado "Reflexiones sobre el arte rupestre prehistórico en Galicia". Artes Gráficas Vicus, S. L. Vigo. Páginas 99-127
COULON, Gérard
1994: L'enfans en Gaule Romaine. Editions Errances. Paris (France)
DAREMBERG-SAGLIO
1969: Dictionarie des Antiquetés grecques et romans. Volume III, 2. Akademische Druck - n Verlagsanstalt graz.
Austrie. Palabras: lusoria tabula , latrunculi, ...
DE LA TORRE MARTÍN ROMO, R.
1985a: Tradición de algunos juegos de fichas en los signos lapidarios (I). Revista Folklore, 49. Valladolid; pp. 3-9
1985b: Juegos de fichas en los signos lapidarios, nuevas interpretaciones. Revista Folklore, 57. Valladolid; pp. 96-103
1985c: Pervivencia, simbolismo y función de los signos lapidarios. Notas de los tableros cuadrados. Actas del IV Congreso Internacional de Giptología, Cambrai, pp. 299-321
DIEGUEZ LUENGO, E.
1974: Algunas interpretaciones de los grabados de tipo triple recinto. Revista Alcántara de la Diputación de Cáceres, 1ª serie, número 175 (Abril-Mayo), pp. 14-19
DOMINGO FONTENLA, Juan
1935: Signos lapidarios de la catedral de Orense. Boletín de la Comisión de Monumentos Históricos y Artísticos de Orense. Tomo X, Setiembre-Octubre, número 224, pp. 395-406
DURÁN I SANPERE. A
1951: Pedres i auques. Ed. Aimá. Barcelona.
FERÁN Y GÓMEZ, D. y ROIG Y DEULOFEU, A.
1986: El grafit medieval. Metode arqueologic. La seva aparicio a la historia. Actas del Primer Congreso de Arqueología Medieval Española. Vol. I. Zaragoza, pp. 223-237
FERNÁNDEZ ESTEBAN, S.; BARRIO ÁLVAREZ, Y. del; y LÓPEZ AMBITE, F.
1996: Grabados medievales de Maderuelo (Segovia). Revista Numantia, volumen VI. Valladolid, pp. 241-255
FERNÁNDEZ GÓMEZ, F.
1997: Alquerque de nueve y tres en raya. Juegos romanos documentados en Mulva (Sevilla). Revista de Arqueología, nº 193. Madrid; pp. 26-35
FERNÁNDEZ IBÁÑEZ, Carmelo y SEARA CARBALLO, Alfredo
1997: Un "tablero de juego de época medieval grabado en "O Castelo da Raiña Loba" (Ourense). Revista Castrelos do Museo Municipal "Quiñones de León" de Vigo. Tomo 9-10 (1996-97), pp. 149-160
GARCÍA MORENCOS, Pilar
1977: Libro de ajedrex, dados y tablas de Alfonso X el Sabio. Publicaciones de Patrimonio Nacional. Madrid. 54 páginas
GARCÍA- TALAVERA, Francisco y ESPINEL CEJAS, José M.
1990: Juegos guanches inéditos. Gráficas Rodríguez, Las Palmas, Canarias. 2ª Edición. 160 páginas
GERMAIN, R.
1993: Jeux et divertissements dans le centre de la France à le fin de Moyen Age. Actes de la societé du 116 Congrés National de Savantes. París; pp. 45-61
GONZÁLEZ CORDERO, Antonio
1999/2000: Los Grabados de Tradición Lúdica en Extremadura (España). Revista Ibn Maruán do Concelho de Marvâo (Portugal), tomo 9/10, pp. 365-390
GRUNFELD, F. V.
1978: Juegos de todo el mundo. Editorial Edaf. Edición de Unicef. Madrid
HENRIQUES, Francisco; CANINAS, Carlos; y HENRIQUES, António
1982: Levantamento de algumas gravaçôes sobre rocha do Sul da Beira interior. Revista Beira Alta, volumen XLI, fasc. 3, pp. 703-715
HIDALGO CUÑARRO, José Manuel
2007: Los tableros de juegos medievales de la catedral de Tui (Pontevedra). Revista “Castellum Tude” del Instituto de Estudios Tudenses, tomo 1, pp. 41- 62
HIDALGO CUÑARRO, José Manuel y COSTAS GOBERNA, Fernando Javier
2008: Los juegos de tablero romanos de Emérita e Itálica Augustas (España). Revista de Arqueología del siglo XXI. Febrero. Madrid
LAMALFA DÍAZ, C. y FERNÁNDEZ IBÁÑEZ, C.
1992: Aportación al mundo de las estelas medievales de las montañas cántabras. Actas del Tercer Congreso de Arqueología Medieval Española. Vol. II. Oviedo, pp. 512-518
2000: Avance al conocimiento de los límites o marcas de término y otros petroglifos históricos en la cuenca alta del río Ebro. Actas del Congreso Internacional de Arte Rupestre Europeo. Vigo, Noviembre. Cd editado por el Concello de Vigo.
LILLO REDONET, Fernando
2004: Ludus ¿Cómo jugar como los antiguos romanos?. Editorial Áurea. Madrid. 63 páginas.
LLANOS ORTIZ DE LANDALUZE, Armando
2002: Tableros de Juego en el patrimonio arqueológico de Álava. Estudios de Arqueología Alavesa, nº 19, pp. 191-196
MACIAS, Santiago y TORRES, Claudio
1998: Portugal islámico - os Últimos Sinais do Mediterraneo. Editado polo Instituto Portugués de Museus (IPM). Lisboa (Portugal)
PONTE, Salete da
1986: Jogos romanos de Conímbriga. Revista Conímbriga da Universidade de Coímbra (Portugal). Tomo 25, pp. 131-141
1999: Jogos e passatempos romanos. Revista Castrelos do Museo Municipal "Quiñones de León" de Vigo. Tomo 12, pp. 141-168
RAMOS RUBIO, José Antonio
1995: El juego "alquerque de nueve" en la Villeta de Azuqúen. Revista de Extremadura, número 17, Mayo-Agosto, pp. 145-147
RIECHE, Anita
1984: So Spielten die Alten Romër. Römische Spiele im Archäologischen Park Xanten, Palmer Druck, Bergish Gladbach. Köln (Germany)
RIPOLL, Gisela y MARTÍN, Andreu
1997: Roc d' Enclar . Transformacións d'un espai dominant. Monografiés de Patriomni Cultural d'Andorra, vol. 4, pp. 155-166
ROTHAUS, R. M.
1992: Omne ignotum pro sacco: Quadrisected gameboards and religious grattitti.
Oxford Journal of Archaeology. Vol. XI, nº 3, Oxford, pp. 365-368
ROYO GUILLÉN, J. I. y GÓMEZ LECUMBERRI, f.
2002: Panorama general de los Grafitti murales y de los gravados al aire libre medieval y postmedieval en Aragón: Paralelos y dispersión. Revista Al- Qannis del Tller de Arqueología de Alcañiz, tomo 9, pp. 55 y ss.
SALZA PRIMA ROCOTI, Eugenia
1996: Giogi e giocattoli. En "Vita e costumi dei romani antichi". Número 18. Museo della Civiltá Romana. Edizioni Quasar. Rome (Italie). 128 páginas
SEVILLANO SAN JOSÉ, Mª C.
1991: Grabados rupestres en la comarca de Las Hurdes (Cáceres). Acta salmanticensia, estudios históricos y geográficos (resumén de tesis). Universidad de Salamanca. Tomo 77, pp. 43-196
SILVA, Celso Tavares da
1989: Gravures rupestres de Ferronhe (Viseu). Actas do Iº Coloquio de Viseu. Ed. polo Governo Civil do Distrito de Viseu. Tomo 2, pp. 283-288
THIERRY, Depaulis
1986: La merveilleuse historie des jeux aux temps des Cathédrales.Jeux et Statégie, nº 40. Excelsior Publications. Paris (France)


LOS JUEGOS DE TABLEROS MEDIEVALES DE LA CATEDRAL DE OURENSE ( X )

7.- ESTUDIOS A REALIZAR EN LA ACTUALIDAD

A esta altura de las investigaciones sobre los diseños cuadrangulares a modo de tablero de juego, tanto en soporte aislado como los que se encuentra grabados “in situ”, formando parte de un yacimiento o monumento arqueológico, de época romana y medieval, o anterior y en algunos de los casos posterior, se ve necesaria una catalogación exhaustiva de todos los documentados y realizar nuevas búsquedas para lograr algunos que se encuentran aún en día inéditos. Este debe de ser una trabajo en equipo y que abarque toda la península ibérica, como unidad geográfica, localizando eso si otros paralelismos en otras partes del mundo y por la proximidad al área de estudio nuestra, sobre todo de Europa y Norte de Africa.

Esta investigación ha de realizarse en diferentes grupos de trabajos, englobando tanto arqueólogos como historiadores de arte Antiguo y Medieval de España y Portugal.

Luego de la elaboración de un catálogo o inventario general de todos los tableros, debe de procederse al estudio particular de cada uno de ellos, analizando las características de cada uno. Ello nos llevará a la aparición de nuevas modalidades de tableros de juegos hasta ahora no conocidas y también, sin lugar a dudas ( pues ya lo tenemos constatado ahora mismo) a ver diversas variantes de un mismo juego y la problemática que ellas plantean, sobre todo a la hora de pensar en las reglas de juego con las se regirían esos nuevos modelos, pues el modo de jugar en los tableros más documentados, tanto arqueológicamente como literariamente, como los alquerques de nueve y doce, por ejemplo, sería diferente.

En la actualidad nos encontramos en una primera fase de documentación y confección de las fichas correspondientes a los tableros de juegos ya conocidos y los que poco a poco van apareciendo. La coordinación en Portugal la está llevando a cabo, la conocida y prestigiosa arqueóloga, Dra. Salete da Ponte y en España, dicha coordinación la asume el que suscribe estas líneas, pero eso si, contando con la inestimable colaboración de diferentes especialistas en estos temas, en las diferentes comunidades autónomas.

El resultado hasta el día de hoy es muy positivo y está posibilitando el correcto inventario de los tableros de juegos romanos y medievales conocidos hasta la fecha en toda la península ibérica y como dijimos, la incorporación de tableros inéditos que van apareciendo en gran cantidad, tanto en Portugal como en España.

AGRADECIMIENTOS

Todo trabajo, por pequeño que sea, siempre es posible gracias a la colaboración desinteresada de diversas personas, que de una manera u otra, al hecho posible llegar a buen puerto este breve estudio. Unas aportando ideas y bibliografía; otras fotografías para ilustrar mejor el trabajo; algunas acompañando “in situ” al lugar donde se encuentran los tableros y participando activamente en su correcta catalogación; otras en fin, apoyando moralmente la realización del mismo.Por ello, quiero agradecer desde aquí la colaboración a las siguientes personas: Belén Portela Orjales, Antonio José Araujo, Rafael Sánchez, Salete da Ponte, Miguel Angel González García, Fernando del Rio, Xulio González, Eduard Riu Barrera, Antonio González Cordero, José Antonio Torres Vaqueiro, Jesús Pexegueiro Hermida, Aisa Pexegueiro Carrera, María del Mar Feijoó, Fernando Alonso Romero, Isabel Maria Fernandes, José Luis Braga, Xavier Magalhaes, Antonio Soldani, G. Malgio, M. Grazia Lopardi y Giovanni Malcangio.,

Vigo, 30 de Enero de 2008

hidalgovigo@yahoo.com

Nota.- En las fotos, tenemos uno de los "alquerques de doce" localizados en el claustro de la Sé Venha de Coimbra (Portugal) y un tablero de juego de "tres en raya" de la iglesia románica de Augas Santas (Ourense)


LOS JUEGOS DE TABLEROS MEDIEVALES DE LA CATEDRAL DE OURENSE ( IX)

6.- LA CRONOLOGÍA Y SU PROBLEMATICA :

No tenemos dudar de adjudicar un marco cronológico medieval, posiblemente centrado en los siglos XII-XIII, a los tableros de juego que hemos analizado y que se localizan en la catedral de Ourense. El único que podría haber sido realizado posteriormente a esta época, es el “alquerque de nueve” que se ubica en las escaleras de acceso a uno de sus tejados. La diferencia del surco del grabado como la poca profundidad del mismo, nos hacen pensar esto, más podría tratarse de que nunca fue concebido como un grabado propiamente dicho y fue realizado como un “grafitti”, realizado de forma esporádica y puede ser de poca utilización en el tiempo.

Una cuestión a destacar es el lugar en que se encuentran los grabados de las dos bancadas, adosadas al muro sur. Se trata de una ubicación muy alejada del altar y muy oculta al tránsito de las personas que se acercaban al culto, posiblemente pensada para poder pasar desapercibidos los jugadores cuando estaban utilizando los tableros y no llamar a atención a las personas que podrían no estar de acuerdo con la práctica de este tipo de juegos en esos lugares sagrados. Aún más, podemos pensar que sólo se jugaría en ellos, en los momentos que se realizasen actividades religiosas en el templo.

Además del aspecto totalmente lúdico de estos juegos, tenemos que dicha práctica en esta época está unida a la del desarrollo de una actividad mental, ligada sobretodo a la estrategia militar. Como podemos contemplar en diferentes láminas que ilustran “El libro de los Juegos” de Alfonso X, del que hablamos en otro apartado, estos juegos de tablero son planteados como de estrategia y por ello, vemos como acompañar a los jugadores propiamente dichos, personajes portando armas, que los podemos comparar a “asesores militares” que les indican a los respectivos jugadores los movimientos que deben de ejecutar para poder derrotar al adversario (esto es, al enemigo).

Si bien estos diseños de tableros de juegos los podemos datar cronológicamente en época medieval como ya apuntamos anteriormente, estos tipos los tenemos bien documentados en época romana, tanto en textos escritos, que nos narran en que consisten y como se juegan, como arqueológicamente, apareciendo en la mayoría de los casos en elementos constructivos aislados o reutilizados en otras estructuras, tanto líticos como cerámicos ( placas de granito o pizarra, “tegulas” o ladrillos). En otras ocasiones vemos que los tableros de juegos han llegado hasta nosotros, como estos que analizamos, grabados “in situ” en diversas piedras que forman parte de monumentos de esta cronología, como puede ser los localizados en los teatros y anfiteatros de Emérita Augusta e Itálica Augusta.

Podemos rastrear más aún la antigüedad de estos juegos, pudiendo apreciar algunos de ellos en épocas claramente prehistóricas o pertenecientes a civilizaciones antiguas, como puede ser la egipcia, pero ese es otro tema muy extenso de tratar y queda para mejor ocasión.

Al contrario, también tenemos que en fechas posteriores a la edad Media, poseemos representaciones de tableros de juegos, que llegan incluso hasta los siglos XVII-XVIII. Hay que señalar que en estas ocasiones, los tableros son realizados mayoritariamente con suaves y finos grabados sobre la superficie de la roca y que se asemejan más a “grafittis” que a auténticos grabados en piedra.

Por último a la hora de estudiar estos grabados se plantea una cuestión que en la actualidad aún está siendo muy debatida. Es en relación a la función de todos los grabados que presentan este tipo de diseños geométricos y que en circunstancias podrían no corresponder a tableros de juegos propiamente dichos, sino que poseerían una simbología que nos llevaría a interpretar estos grabados de diferentes maneras, dejando a un lado, su función como tableros de juego. Estos planteamientos se realizan cuando aparecen estos grabados en ubicaciones originales pero que no permitirían ser utilizados como tableros de juego ( por ejemplo, si están grabados en posición vertical primitivamente) o que se encuentran en zonas muy especiales y no poseen medidas adecuadas para poder ser considerados como juegos o también, aparecen grabados sólo parcialmente, representando sólo parte del diseño en cuestión. Estaríamos en el debate de si todos estos diseños geométricos debemos considerarlos como tableros de juegos o si algunos de ellos, nunca lo fueron y tuvieron una función únicamente simbólica.

Nota.- En una de las fotografías, podemos ver restos de un posible tablero de juego de cazoletas, de época romana, localizado con otros muchos, en las escaleras de la famosa basílica Iulia del foro de Roma; y en la otra, podemos apreciar un tablero medieval de "alquerque de nueve" en la bancada esterior sur de la iglesia románica de Gomariz (Ourense).

LOS JUEGOS DE TABLEROS MEDIEVALES DE LA CATEDRAL DE OURENSE ( VIII )

Ya en España, continuando con tableros de juegos que se encuentran grabados tan sólo en construcciones religiosas, tenemos numerosos ejemplos sobre todo en iglesias románicas o bien en sillares reutilizados en otras posteriores y ermitas. En la provincia de Segovia contaba con bastante, que en ocasiones presentan más de un tablero. Es el caso de la iglesia de San Miguel de Fuentidueña, en atrio podemos contabilizar hasta cuatro “alquerques de nueve”, de diferentes tamaños y formas. También tenemos localizado otro tablero del mismo tipo, en el atrio de la iglesia de Santiuste de Pedraza. En la misma provincia, reutilizado en una de las jambas de la puerta de la iglesia de La Cuesta, vemos otro “alquerque de nueve” que se distingue bastante mal. También reutilizado sin duda en una pared, es que se ve perfectamente (del mismo tipo) en la iglesia de San Miguel de Permuy. Por último, para finalizar en esta provincia, tenemos documentado otro “alquerque de nueve” muy bien conservado, en el pórtico de la iglesia románica de Sata. María de la Asunción de Duratón.

En la provincia de Zamora, tenemos documentado un “alquerque de nueve” en la iglesia de Santa Eulalia de Tabara ; en la provincia de Soria, un “alquerque de doce” en la iglesia de Santa Maria de Gormaz; en la de Burgos, muy mal conservado debido al deterioro de la piedra donde está grabado que es poco dura y sobre todo a los “grafitti” modernos realizados sobre su superficie, tenemos un “alquerque de nueve” en el monasterio de Rodilla; y finalmente, podemos documentar gracias a la información y fotografía correspondiente de D. Miguel Angel González Rodríguez, ya en la provincia de León, un “alquerque de doce” en un piedra reutilizada en la fachada de la iglesia de San Julián en Astorga.

Gracias a la incansable labor del arqueólogo D. Antonio González Cordero (a quien agradecemos la información y fotografías proporcionadas para hacer este artículo) y otros especialistas extremeños, se tienen hasta la actualidad localizados, tan en la provincia de Cáceres, los siguientes tableros de juegos en edificaciones religiosas: En la ermita de la Virgen del Salor de Torrequemada, en el último escalón de la denominada “puerta del Evangelio”, podemos observar perfectamente grabados en la misma piedra, dos “alquerques de nueve”, un “alquerque de doce” y un “alquerque de cinco” o “tres en raya”. En la iglesia de la Encarnación de Valencia de Alcantara, en la nave lateral cercana a la puerta que da acceso a la Sacristía, tetemos un “alquerque de nueve”. Un extradordinario “alquerque de doce” perfectamente conservado, lo tenemos en el quicio de la puerta del coro de la ermita de Nuestra Señora de Sopetrán de Almoharim. Por último, posemos otro “alquerque de doce”, en un sillar reutilizado en la pared exterior de la iglesia de Nuestra Señora de la Consolación de Arroyomolinos de Montánchez.

Para finalizar, comentar que ya en Cataluña, citar que tenemos noticias de dos “alquerque de doce” en la provincia de Gerona, concretamente en el famoso monasterio románico de San Pere de Rodes, uno en el claustro y otro en la escalera que conduce al Palacio del Abad.

Ya en Portugal, los ejemplos más conocidos hasta la fecha son los existentes en el claustro de la iglesia de Santa María de Oliveira de Guimaraes ( actualmente, Museu Nacional Alberto Sampaio). Se pueden rastrear hasta unos 15 tableros de juegos, aunque algunos pudieron no haber sido ni acabados de hacer. Aún así en la actualidad son perfectamente visibles tres “alquerques de doce”, un “alquerque de nueve” en el cual también se podría jugar al “tres en raya” y un diseño simple del “alquerque de cinco”, también conocidos como “tres en raya”. Gracias a la colaboración de la directora dell citado Museo, Dña. Isabel Maria Fernández que nos facilitó una extraordinaria foto, cuyo autor es D. José Luis Braga, podemos contemplar uno de esos tableros (concretamente uno de los “alquerque de doce”) y admirar lo bien conservado que se encuentra. Luego tenemos documentados un “alquerque de nueve” en el claustro de la “Sé” de Lisboa y un “alquerque de doce” en el claustro de la “Sé Venha” de Coimbra. Hay que hacer mención aquí, que estos diseños están trazados con grabados muy finos y que podrían corresponder a otro tiempo posterior.

Finalmente y gracias a los inicios del trabajo exhaustivo que se está iniciando en Portugal para la catalogación general de los tableros de juegos romanos y medievales en dicho pais, bajo la dirección de la Dra. Salete da Ponte, en Tomar, fue descubierto recientemente por el técnico museográfico, D. Rui Ferreira ( a quien agradecemos las fotos facilitadas), un inédito y bien conservado “alquerque de nueve” en una de las escaleras que llevan al claustro del cementerio del ”Convento do Cristo” de Tomar. Este nuevo hallazgo, junto a otras referencias orales que hay que comprobar, nos llevan a pensar en la existencia de nuevos descubrimientos por realizar en construcciones religiosas en Portugal.

Ya atravesando los Pirineos, encontramos abundantes muestras de tableros de juegos, sobre todo en Francia, Inglaterra e Italia. Para no extendernos más de lo debido en este estudio, ofrecemos en diversas fotografías que ilustran este trabajo, diferentes muestras localizadas en distintas localidades repartidas desde el norte al sur de la península itálica.

Nota.- En las fotografías que ilustran este comentario, de arriba a abajo: fotografía que recientemente realicé al magnífico "alquerque de doce" de Sopetrán (Extremadura); a continuación en la fotografía de José Luis Braga, detalle de uno de los "alquerques de doce" del museo Alberto Sampaio de Guimaraes y también de Portugal, "alquerque de nueve" del convento ddo Cristo de Tomar, fotografiado por Rui Ferreira; y por último otro tablero del mismo tipo, pero localizado en la basílica di S. Paulo Fuori de Mura en Roma, en una fotografía de mi buen amigo y artísta plástivo, Xavier Magahlaes.

LOS JUEGOS DE TABLEROS MEDIEVALES DE LA CATEDRAL DE OURENSE ( VII )

5.- PARALELISMOS

A la hora de buscas otras muestras de estos diseños geométricos, tanto en Galicia como en el resto de la península ibérica, identificados como tableros de juego, vemos que existen numerosos ejemplos, localizados en construcciones religiosas ( que es nuestro caso ); en edificaciones militares ( la mayoría en castillos roqueros, grabados en la roca base en que se asentó en su día, la fortaleza ) o en diferentes espacios públicos o privados, tales como en enlosados de plazas ( puntos reunión vecinal); en rocas cercanas a puentes ( relacionadas con la espera y el pago de portazgos); en las proximidades de los molinos de agua ( que nos hablan sin duda también del tiempo de ocio en esos lugares,..); etc..

Ciñéndonos a los tableros de juego medievales que podemos documentar en construcciones religiosas ( catedrales, iglesias parroquias o ermitas ), ubicadas en territorio gallego tenemos las siguientes:

En la misma ciudad de Ourense, en lo que fuera el antiguo palacio episcopal y hoy día museo arqueológico provincial, en lo alto de la pared que corresponde al citado museo arqueológico provincial ( que da a la esquina de la calle Hernán Cortés ), podemos ver debajo de la cornisa del edificio , un sillar granítico, que en uno de sus extremos, la representación de un “alquerque de nueve”. Debido a la situación en que se encuentra no podemos apuntar sus medidas concretas, pero en la fotografía realizada por el fotógrafo Fernando del Río, se puede ver claramente los tres figuras cuadrangulares que caracteriza este tablero y sus líneas de unión entre si, que salen de la zona intermedia de sus lados. También hacer notar que el cuadrado más interno tiene una pequeña cazoleta en el centro. Podemos igualmente, que al estar fragmentado el sillar por este lugar, el diseño no ha llegado completo a nosotros y nos hace pensar que el grabado ocupaba el centro del sillar y al ser reutilizado y una vez perdida la función del mismo, fue roto por ese lugar.

Algo similar nos ocurre en la iglesia de Touza, en la parroquia ourensana de Taboadela. Aquí también tenemos, en el muro exterior norte, un sillar reutilizado en la construcción de la citada pared, de unos 33 centímetros de ancho no pudiendo determinar su longitud pues está fragmentado, en el que vemos un tablero de “alquerque de nueve”, el cual no podemos medir con exactitud por no poder acceder al mismo, pero el cuadrado más externo, mide unos 30 centímetros. Por desgracia los grabados se encuentran muy erosionados y en muy mal estado de conservación.

Continuando en la provincia de Ourense, en dos bellos ejemplares de iglesias románicas también tenemos documentados varios juegos de tableros. Así, en la iglesia de Gomariz, en la bancada exterior que está adosado a su muro sur, vemos muy bien grabado un tablero de alquerque de nueve, cuya figura cuadrangular exterior mide aproximadamente 24 centímetros de largo por 18 centímetros; la intermedia unos 15 centímetros por 10 centímetros; y la final, muy pequeño, con tan sólo 10 centímetros por 5 centímetros.

Tenemos luego varios tableros de juego en la iglesia de Santa Mariña de Aguasantas, en el municipio de Allariz: en la base de una gran columna podemos apreciar el diseño de un interesante diseño geométrico que podemos identificar como un tablero de los conocidos como “de tres en raya”, para jugar al “pai, fillo e nai, que unos autores denominan “alquerques de cinco”. Nos viene dado pues, por una forma cuadrangular de cuyas esquinas y centros de sus lados, salen líneas rectas y se cortan en el centro de la misma. Luego en una bancada adosada al muro sur, por su parte interna, podemos ver el mismo diseño repetido. En ambos casos, los tableros poseen una pequeña cazoleta central bien visible.

Por último, también en la misma bancada tenemos grabada otra figura cuadrangular que tan sólo posee dos trazos rectos que saliendo de sus esquinas se cruzan en el centro. Posiblemente pueda tratarse de una variación más sencilla del anterior juego.

Aunque el grado de conservación es bueno, las figuras poseen restos de un antiguo encalado, que debió de cubrirlos anteriormente, en obras realizadas en la iglesia hace años.

Como novedad adelantamos que pudimos localizar ya en el exterior del templo, un tablero de “alquerque de nueve”, cercano a la fachada principal y a su puerta, pero que al estar tapado por un elemento constructivo religioso pétreo (adosado a la citada portada), lo vemos parcialmente, pero nos presenta los tres cuadrados y una cazoleta en su zona central. Existe la evidencia de otros tableros de juego en las proximidades que espera el estudio correspondiente, que llevaremos a cabo en breve.

Ya en la vecina provincia de Pontevedra tenemos varios localizados. En la catedral de Tui, hemos podido documental tres “alquerques de nueve” (en pequeña bancada en su muro sur; en las escaleras que en la actualidad dan al cimborrio; y por último en la sala capitular, situada en el claustro de la catedral). También se estudio en la bancada norte de la catedral, un original diseño del “tres en raya” que aquí lo vemos englobado por una gran forma elíptica y que podría estar hablándonos de otra modalidad de este mismo juego. Finalmente y cercano al anterior, en la misma bancada pero a su izquierda y en muy mal estado de conservación, tenemos un “alquerque de doce”, junto a otras piedras que ofrecen antiguos grabados que podrían estar indicándonos otros tableros de juego que no han llegado, por desgracia, hasta nosotros.

Reutilizados en la construcción de otras edificaciones religiosas en Pontevedra, tenemos los siguientes: un “alquerque de nueve” en la ermita de Nosa Señora da Renda en la parroquia de Combarro (Poio); otro “alquerque de nueve” en la iglesia parroquial del Divino Salvador de Poio; y por último, en la ermita ubicada en la famosa “Carballeira de San Xusto” en Cotobade, una sencilla figura cuadrangular con dos líneas verticales que se cortan en su zona central y que podrían corresponder a un simple “tres en raya”.

El tablero que podemos observar perfectamente, se encuentra reutilizado en la pared interna de la primera ermita, está completo, representado perfectamente la figura de un cuadrado (poco frecuente en estos casos, pues las medidas de sus lados, siempre son desiguales y dan origen a figuras más bien cuadrangulares ) y sus medidas son: el cuadrado más externo mide 23 centímetros de lado; el intermedio, 17 centímetros; y el último que posee, una pequeña cazoleta central, tan solo mide 11 centímetros.

En el caso del tablero de juego de la iglesia de Salvador de Poio, el sillar reutilizado en el que se haya grabado, está en la pared externa de su muro sur. Por estar fragmentado dicha pieza por el lado que posee los grabados, sólo podemos dar con certeza, la medida del lado de la figura cuadrangular más interna que son unos 14 centímetros aproximadamente.

Por ultimo, aún dentro de la provincia de Pontevedra, en la ermita de la famosa Carballeira de San Xusto de Cotobade, dedicada al citado santo y también a San Castor, podemos ver en la bancada exterior que posee en el atrio, hacia el lado izquierdo, una figura cuadrangular con dos líneas rectas que la cortan en su zona central y que podría tratarse de un sencillo tablero para jugar un “tres en raya” muy rudimentario, variación simple de la forma que conocemos para desarrollar este juego.

En la provincia de A Coruña, sólo tenemos constancia de un “alquerque de cinco” o de los denominados “tres en raya”, en una edificio religioso en Santiago de Compostela. La novedad aquí, radica que el diseño nos viene dado por pequeñas cazoletas colocadas en línea recta, formando tres grupos de tres. La información de este inédito juego de tablero, se la debemos a D. Fernando Alonso Romero, a quien le damos las gracias por su colaboración.

Hasta la actualidad no tenemos documentado ningún tablero de juego en la provincia de Lugo pero pensamos que futuros estudios de campo, darán resultados positivos por las numerosas construcciones religiosas que “a priori”, pueden poseen este tipo de grabados objeto de estudio.

Nota.- Ilustramos este comentario (de ariba a abajo) con: detalle del "alquerque de nueve" existente en una piedra reutilizada en el antiguo palacio arzobispal de Ourense (fotografía de Fernando del Río); uno de los tableros de juego de la iglesia de Aguas Santas, localizado en una base de columna de grandes dimensiones; el "alquerque de nueve" de las escaleras de la catedral de Tui; y por ultimo, un detalle del "alquerque de nueve" grabado en una piedra reutilizada en el muro sur de la iglesia de Nuestro Divino Salvador de Poio (Pontevedra).

sábado, 20 de septiembre de 2008

LOS JUEGOS DE TABLEROS MEDIEVALES DE LA CATEDRAL DE OURENSE ( VI )

4.5.- “Alquerque de nueve”, número 2

En la misma bancada, luego de la base de una columna, a unos 80 centímetros de la misma, nos encontramos con este otro tablero, que corresponde perfectamente al diseño que nos define al tradicional juego de “Alquerque de nueve”. Está grabado a unos 50 centímetros de la terminación del sillar o losa en que fue realizado. Las medidas de sus tres cuadrados( más bien deberíamos decir, figuras cuadrangulares) concéntricos son las siguientes: el más externo, posee 28 centímetros de largo por unos 26 centímetros de ancho; el intermedio, mide 16 centímetros en ambos sentidos; y el último, 11,5 de laro por unos 10 de ancho.

La anchura de sus surcos grabados, varía entre los tres y dos centímetros. Posee una extraordinaria conservación.

4.6.- Alquerque de nueve, numero 3

Este tablero de juego se encontraba inédito hasta la fecha. La noticia de la existencia de este nuevo tablero de juego, la debemos a D. Miguel Ángel González García, que gentilmente nos la mostró, al llevar a cabo el estudio de todos los juegos de la catedral.

Se localiza en la escalera estrecha en forma de caracol, que da acceso a uno de los tejados de la catedral (desde el que se contempla una magnífica vista del cimborrio) y se llega a la misma, por una pequeña puerta situada a la izquierda de la entrada de la portada sur de la catedral. El juego fue grabado justo en el séptimo peldaño de la mencionada escalera, a unos 45 centímetros del eje de la misma y a unos 16 centímetros de la curva del muro de la pared, que en esta zona posee una pequeña abertura a modo de reducida ventana.

Aunque poseemos los tras tres figuras cuadrangulares concéntricas habituales, aquí podemos ver como de las esquinas de los dos cuadrados primeros, salen una líneas en diagonal hasta tocar el último cuadrado, haciéndonos pensar que podemos estar delante de otra variación o modalidad del famoso juego de “alquerque de nueve”, que se jugaría lógicamente con otras reglas de funcionamiento distintas a las que hemos hablado cuando tratamos el tema en el apartado correspondiente.

Por la mala conservación de este tablero, debido sin duda al lugar de paso que se encuentra y que hizo que poco a poco, se fuera desgastando la zona grabada más pisada, parte de las líneas que forman el diseño están muy erosionadas o han desaparecido. Sobre todo en su parte derecha del mismo, pues la otra zona, al encontrarse más cerca del eje de la escalera, impedía el poner encima del mismo, el pie para el ascenso o descenso por la escalera.

El figura cuadrangular exterior posee unos 30 centímetros de longitud por 27 centímetros de ancho; la intermedia, 27 centímetros de largo por 21 centímetros de ancho; y finalmente, la más interna, mide 17 centímetros de longitud por 15 centímetros de ancho.

Los grabados presentan unos surcos muy finos y su grosor oscila tan sólo entre el centímetro al medio centímetro. La ejecución de los mismos es totalmente distinta a todos lo que hemos analizado y posiblemente corresponda a otro momento cronológico.

Como señalamos, el estado de conservación que posee, es muy malo y es difícil su lectura total, si no es posible si no se dispone de una iluminación apropiada y expresamente puesta en la zona para ser observado o por medio de la realización de calcos de papel.

Nota.- Ilustran este comentario, una fotografía general de la bancada dos de la fachada sur, en la que podemos ver en primer plano el "alquerque de nueve" existen en la misma; la fotografía de la escalera a la subida al cimborrio, en la podemos observar muy gastado por el tiempo, otro "alquerque de nueve" pero de distinta tipología que el anterior; y finalmente, el calco de papel del tablero anterior.

LOS JUEGOS DE TABLEROS MEDIEVALES DE LA CATEDRAL DE OURENSE ( V )

4.- CATÁLOGO DE LOS TABLEROS DE JUEGOS DE LA CATEDRAL DE

OURENSE

Los últimos estudios realizados en la catedral de Ourense nos llevaron a catalogar hasta seis diseños geométricos rupestres, que corresponden a tres tipos de juegos de tableros medievales diferentes: dos podemos clasificarlos como de los denominado “alquerques de doce”; tres como alquerques de nueve”, diferentes entre si, pues si bien, todos poseen la forma tradicional los caracteriza (los tres cuadrados concéntricos y las líneas rectas que unen sus lados en su punto intermedio), dos de ellos además, presentan otras líneas que los complementan y sólo uno, nos muestra el diseño sencillo; y finalmente lo que podemos incluir dentro de los diferentes tipos de “tabulae lusoriae”, posiblemente un “ludus latrunculorum”.

Las medidas de los diferentes tableros de juego fueron tomadas todas, desde la parte externa del surco, cuya anchura en ocasiones posee una variación de un centímetro o más.

Pasamos sin más preámbulos, analizar los juegos catalogados:

4.1.-“Alquerque de doce”, número 1

Se encuentra este juego en la primera bancada del muro sur. Esta bancada adosada interiormente a la citada pared, mide unos 58 centímetros de alta por unos 50 centímetros de ancha. Justamente el tablero se encuentra grabado en la esquina de la misma, a unos 116 centímetros de una columna que se apoya en ella, por su lado derecho.

La figura cuadrangular tiene unos 42 centímetros de longitud por 36 centímetros de ancho. Podemos decir que define claramente cuatro cuadrados de 19 centímetros de lado, aproximadamente.

La anchura de los surcos varía entre los tres y dos centímetros a “grosso modo”.

Por desgracia el estado de conservación, no es muy bueno, si lo comparamos con los otros que se encuentran en la segunda bancada, cerca de él.

4.2.-“Alquerque de doce”, número 2

A poco más de dos metros de la primera bancada en cuya esquina se halla el juego citado anteriormente, se localiza una segunda bancada ( a su lado izquierdo), existiendo la puerta de acceso al Archivo Diocesáno actual, a unos 74 centímetros, aproximadamente, casi justo en medio del citado espacio de separación entre ambas bancadas. Esta segunda bancada mide 50 centímetros de anchura ( como la anterior), pero su altura es de tan sólo 50 centímetros. En tres sillares de la pared, justo encima de los juegos que están grabados en esta bancada o banco de piedra adosado, podemos ver una cruz potenzada muy bien elaborada ( esto es, que posee las terminaciones de sus lados, ensanchadas, que aquí, se consigue ese efecto, colocando una pequeñas líneas transversales en cada uno de sus extremos) y dos signos lapidarios a cada uno de sus lados: uno nos viene dado por tres líneas rectas verticales y paralelas, saliendo un surco de la zona intermedia de las situadas en los extremos que corta la intermedia en su zona central; y el otro, corresponde a dos líneas rectas paralelas, que tienen sus terminaciones unidas por otras líneas rectas que se cruzan y forman una X.

El tablero de juego está también grabado en la esquina (como ocurriera con el anterior) de la bancada pétrea y mide 43 centímetros de largo por unos 33 centímetros de ancho. Delimita bien cuatro figuras cuadrangulares de lados irregulares, de 17 X 13 centímetros de lado.

El ancho de sus surcos oscila entre 3 centímetros ( en su parte alta) y 1 centímetro (en su parte inferior.

El estado de conservación que posee podemos considerarlo de muy bueno.

4.3.- “Ludus latrunculi” (o un tipo semejante del amplio grupo de “tabulae lusoriae” )

Este tablero lo tenemos grabado a continuación del anterior juego, a su izquirda. Se trata de una figura rectangular de 33 centímetros de largo y 31 centímetros de ancho. Cuatro surcos horizontales y verticales, partiendo de cada uno de su lados, forma un reticulado que nos viene dado por 25 pequeños cuadrados ( de 7 centímetros da lado, aproximadamente). Llama poderosamente la atención que por sus lados verticales, las surcos o líneas grabadas horizontalmente, sobresalen ampliamente de la figura definida, en ocasiones, unos dos centímetros pero en otras, hasta alcanzar los cuatro centímetros.

No debemos considerar este detalle atribuible a la poca destreza del grabados, pues se nota la intencionalidad del mismo, pudiendo formar parte del juego en si.

Los surcos varían entre dos y un centímetro.

El estado de conservación que presenta es muy bueno.

4.4.- “Alquerque de nueve”, número 1

El tablero que define este tipo especial de “Alquerque de nueve”, está al lado izquierdo del juego anterior. Lo singular de esta figura es que además, de poseer la forma que define este tipo de tablero en que se juega el “Alquerque de nueve”( pero aquí las líneas que unen los cuadrados por su zona intermedia llegan hasta el centro del diseño, no parándose en el lado del último cuadrado, como es habitual) posee unas diagonales de 35 centímetros de longitud ( en el cuadrado más externo), que hacen posible practicar sobre él, el conocido juego de “tres en raya” ( conocido en nuestra zona como “pai, fillo, nai”) o podemos estar delante de una variación del citado “alquerque de nuevo” que lógicamente funcionaría con otras reglas de juego distintas a las que hemos hablado, al hablar de este tipo de juego en el apartado anterior.

El tablero nos muestra una figura cuadrangular exterior de 29 centímetros de largo por 25 centímetros de ancho; el cuadrado intermedio mide 20 centímetros de largo por 18 de ancho y finalmente, el cuadrado interno, mide 16’5 centímetros de longitud por 11 centímetros de ancho, poseyendo una pequeña cazoleta central de escasa profundidad pero de 3,5 centímetros de diámetro.

El grosor de los surcos grabados oscilan entre los tres y un centímetro.

Por lo que comentamos nos podemos encontrar delante de una derivación del “Alquerque de nueve” o de un tablero de doble uso, pudiéndose jugar al mencionado juego y también al juego de “tres en raya”.

La conservación de este juego, por desgracia, no es muy buena, aunque se puede ver perfectamente todo el conjunto, pero necesita de condiciones especiales para facilitar su correcta lectura.

Nota.- Se incluyen en este comentario, las siguientes ilustraciones ( de arriba a abajo): fotografías del "latrúnculi", los dos "alquerques de doce" de las bancadas 1 y 2; el calco de"alquerque de nueve " mixto ; y finalmente una tabla de los diferentes tableros de juegos documentados en la catedral de Ourense hasta la actualidad, sacada a partir de sus calcos de papel respectivos.

LOS JUEGOS DE TABLEROS MEDIEVALES DE LA CATEDRAL DE OURENSE ( IV )

Reglas del “Ludus Latrunculorum” o “juego del soldado”: Este juego se practica en un tablero (que normalmente) es de ocho por ocho cuadrados ( pudiendo variar el número de ellos y con ello, las raglas del juego). Cada jugador recibe 17 piezas, siendo 16 iguales y una diferente, que se denomina “Dux”. Esta pieza diferente simboliza el lider y las restantes los soldados. El juego se practica en dos partes: Primeramente cada jugador coloca dos piezas en el tablero en cada jugada, en cualquier punto del cuadriculado, siempre que la casilla este vacia. Después de estar colocadas las 32 piezas cada jugador , cuando le toca su turno, el “Dux”, en un punto a escoger del tablero. Durante esta fase las piezas no se mueven ni son eliminadas. En una segunda parte, los jugadores pueden, en su turno, mover una pieza en el tablero para cualquier dirección excepto en diagonal. El objetivo es intentar capturar las piezas del adversario y su “Dux”. La captura es hecha por bloqueamiento, en una línea vertical u horizontal, de la pieza entre dos del jugador contrario. La pieza capturada sale del tablero y no vuelve a ser utilizada en la partida. El jugador que captura la pieza contraria puede jugar de nuevo. Existe la posibilidad de que en una misma jugada se puedan “matar” dos más piezas del adversario. La pieza líder se mueve coma las otras piezas, pero con la particularidad de que puede saltar por encimade una pieza del adversario para una casilla vacia con el fin de bloquear una pieza. Saltando por encima no la elimina pero la pieza del adversario queda bloqueada. El “Dux” también se puede “matar” del mismo modo que las otras piezas. El jugador que elimina todas las piezas del adversario gana. La partida queda empatada cuando las piezas están dispuestas de tal modo en el tablero que no es posible realizar cualquier jugada. En este caso, gana el jugador que tuviera más piezas en juego. Para practicar el “Ludus Latrunculorum” es necesario buena visión estratégica y calcular las jugadas con anticipación….”

No quiero finalizar este apartado del trabajo, dedicado al acercamiento a la historia y las reglas de juego de los tableros que se pueden documentar en la catedral de Ourense y que pasaremos a analizar en el capítulo siguiente, sin referirme a la reciente publicación llevada a cabo por la Fundación José Antonio Castro, del citado libro de Alfonso X El Sabio, titulado “Libro de los Juegos: acedrex. Dados e tablas. Ordenamiento de las tarfurerías”, en el que D. Raúl Orellana Calderón, autor de la introducción a esta reedición de este magnífico manuscrito, en un breve pero muy exhaustivo estudio preliminar, nos introduce en el contexto temporal y entre otros planteamientos, nos habla del objetivo o finalidad que posee la practica de los juegos en esa época, teniendo en cuenta lo que se plantea en el citado estudio:
”La finalidad del juego no es otra que la proporcionar a los hombres divertimentos “con que se alegrasen” y combatir las cotidianas preocupaciones y pesadumbres de sus corazones; el puro disfrute, en definitiva ( y tanto mejor si además es intelectual). Por todo ello, debe cuidarse que las actividades lúdicas jamás fomenten el bajo instinto la codicia, la generadora de toda suerte de violentos males….Queda de este modo marcada nítidamente la diferencia entre la virtud practicada por el jugador cortesano y la condición reprobable del tahúr…El tratado tiene como misión subyugar este ámbito lúdico y expansión a las virtudes del entendimiento y la mesura: la práctica intelectual”.

Este planteamiento positivo de la práctica de los juegos, lo vemos ya reflejado en el prólogo del citado manuscrito que dice:

“Porque toda manera de alegría quiso Dios que oviessen los omnes en sí naturalmente por que pudiesen sofrir las cueítas e los trabajos cuando les viniesen, po rnd los omnes buscaron muchas maneras por que esta alegría pudiesen aver complidamientre.Onde por esta razón fallaron e finieron muchas maneras de juegos e de trebejos con que se alegrassen….”

En este maravilloso manuscrito de Alfonso X el Sabio, se pueden observar en magníficas ilustraciones todos los tipos de juego de tablero de los que habla el estudio, incluyendo como es lógico, los que tenemos presentes en la catedral de Ourense, por eso, en el apartado gráfico, reproduzco tres de esas bellas páginas, en que se pueden observar dichos juegos.

Nota.- En las imágenes que reproduzco hoy, podemos ver otra página del citado Libro de Juegos del Rey Alfonso X El Sabio, donde tenemos a dos personajes jugando al "alquerque de nueve" y en la fotografía, vemos de nuevo en la extraordinaria segunda bancada sur de la catedral de Ourense, en la que se puede apreciar claramente, entre dos tipos de alquerques, un "reticulado o un ajedrezado" grabado entre ellos.

LOS JUEGOS DE TABLEROS MEDIEVALES DE LA CATEDRAL DE OURENSE ( III )

3.- LOS DISEÑOS DE TABLEROS ESTUDIADOS Y LAS REGLAS DE JUEGO

Para acercarnos a los tableros de juego que podemos documentar en la catedral de Ourense, tanto en relación a su origen e historia así como las reglas de juego de los mismos, vamos a tomar los datos aportados en un interesante y bien documentado texto elaborado por Adelaida Carreira, Adite Alberto y Lidia Fernández, que en formato CD , acompañó a la interesante exposición que con el sugestivo título de “Pedras que Jogam”,se presentó al público en el mes de Abril del 2004, en Lisboa, para luego continuar, en itinerancia por otras ciudades del país vecino. Escrito el texto originalmente en portugués, la hemos traducido literalmente al castellano, con pequeñas modificaciones:

“En el manuscrito tituladoLibro de Ajedrez, Dados y Tablas,mandado elaborar por Alfonso X, rey de Castilla , en el siglo XIII, se defiende que Dios que los hombres fueran naturalmente alegres.. Alegría que les llevó a crear actividades y juegos para que pudieran sobrevivir a los trabajos los aburrimientos del día a día.. La obra destaca la ventaja de los juegos que se practican con los jugadores sentados, contra los que los hacen cabalgando o a pie, porque todos los pueden practicar, de noche o de día, hombres o mujeres, viejos y flacos... Hacer historia del juego es hacer la historia del hombre, porque ya desde muy temprano hay representaciones iconográficas a estas actividades lúdicas. Hablamos del hombre en su dimensión lúdica, o Homo Ludens que Johan Huizanga tienen bien caracterizado. Caminando entre la Antropología Cultural y la Etnografía, la historia del juego va adquiriendo su originalidad en el estudio diacrónico de las manifestaciones lúdicas fruto de varias sociedades humanas. Si lo lúdico es inherente al hombre y fundamental de su desenvolvimiento físico y psicológico, los juegos surgen como formas de aprender toda esta realidad que rodea al ser humano. Tanto en su vida material como metafísica y ritual, se muestra difícil distinguir entre los grabados con posibles evidencias de símbolos astronómicos y el trazado de los primeros juegos. La situación geográfica, muchas veces en locales de difícil acesso o edificios de carácter religioso, como monumentos funerarios o iglesias, son hechos que dificultan el poder trazar una línea divisoria entre lo religioso-metafísico y lo cotidiano material inherente al propio juego en si…

Reglas del alquerque de nueve o juego del molino: Con el de “molino” se designa todo un conjunto de tableros cuyo objetivo común es colocar tres piezas en línea. La secuencia de estas tres piezas, en una misma línea, se le da el nombre de “molino” o “tres en línea En la versión más tradicional, también denominada Nine Men’s Morris en el Reino Unido, cada jugador recibe nueve piezas. Al empezar a jugar, cada jugador coloca una pieza cada vez en el tablero que se caracteriza por tres cuadrados concéntricos subdivididos por medio de líneas. La colocación consecutiva de las piezas por los dos jugadores busca la formación de un molino (tres en línea). Cuando todas las piezas estuvieran colocadas en el tablero, los jugadores pueden continua5r moviendo cada pieza, en su turno, hacia una posición o casilla en la intersección contigua. El objetivo se mantiene siempre el mismo, o sea, colocar tres piezas en línea recta, nunca en diagonal. Siempre que se suceda esta situación, el jugador que hace “molino” puede retirar una pieza del adversario, a elegir por él, excepto las que estuvieran haciendo “tres en línea”. En este caso el “molino” sólo puede ser deshecho por el propio jugador. La pieza retirada del tablero no vuelve a entrar en juego. Vence la partida el jugador que reduce las piezas del adversario en dos, no permitiéndole con ello hacer más “tres en línea”, o cuando un jugador bloquea todas las piezas del adversario.

Reglas del alqueque de doce: Este alquerque es un juego de tablero para dos jugadores, practicándose en un tablero cuadradote cinco por cinco casillas, entrelazadas por diversas líneas o caminos por donde las piezas se desplazan. La secuencia de las jugadas tiene como objetivo capturar todas las piezas de uno de los jugadores, las cuales se eliminan, saltando por encima con una pieza del jugador contrario. Es el primer juego conocido en que se utiliza esta forma de eliminar o “matar” las piezas, después muy desarrollado en el Juego de las Damas. Cada jugador inicia la partida con doce piezas, que son colocadas en el tablero, dejando libre la casilla central. Las piezas se pueden mover a través de las líneas para posiciones vecinas que no estén ocupadas. El movimiento de las piezas pude ser hecho en cualquier de las ocho posibles posibles. Si una casa vecina de la pieza de un jugador estuviera ocupada por una pieza del adversario y la casilla sigiente en la misma dirección estuviera libre, el primer jugador debe “matar” con su pieza la del segundo jugador, saltando por encima y colocándose en la casilla siguiente. La pieza “muerta” queda eliminada y es retirada del tablero. Estas jugadas se van sucediendo durante el juego hasta que estén eliminadas todas las piezas de uno de los jugadores. Eliminar piezas es siempre obligatorio, pudiéndose capturar más de una, en una sola jugada dependiendo de la posición de éstas en el tablero de juego. Si de principio se puede considerar un juego simple, se puede volver complicado, requiriendo gran concentración por parte de los jugadores y capacidad para elaborar estrategias de ataque y defensa con varias jugadas de anticipación…. El jugador que comienza la partida no tiene ninguna ventaja, pues inicia la jugada dando a “comer” una de sus piezas…

Nota.- En las imágenes que publicamos, podemos ver una reproducción del "Libro de los Juegos " del Rey Alfonso X El sabio, donde se ven a personajes jugando al "alquerque de nueve", escritas las explicación del juego debajo de la misma; y en la otra fotografía, podemos ver una vista general de los tres tableros distintos existente en la segunda bancada sur de la catedral de Ourense